Si se está acercando a los 50 años o ya los pasó, entonces su cuerpo se está preparando para ciertos cambios. Quizás ya debe haber notado alguno de ellos. Desafortunadamente, su cuerpo ahora no es el que era hace treinta años. Aquel es un motivo para asegurarse de que este recibiendo los nutrientes que necesita a través de una dieta saludable.

Al llegar a los 20 años, el metabolismo del cuerpo comienza a disminuir. Eso significa que cuando llegas a los 50 años, necesitas alrededor de 6% menos calorías que cuando eras más joven. Esto implica que los alimentos te harán engordar más, como si eso no fuera suficiente, hay una disminución de la masa corporal magra en aproximadamente el 10 por ciento a los 60 años. Por eso es especialmente importante comer alimentos bajos en grasa y mantenerse físicamente activo.

Escoger buenas opciones de comida, consumir suplementos vitamínicos y realizar ejercicios en sus 50 años o más, puede tener un efecto significativo en su salud y calidad de vida en los 60, 70 y 80, incluso si no ha comido bien antes. Nunca es demasiado tarde para empezar.

Las personas que ya se encuentran después de los 50 deben seguir estas pautas para mejorar las posibilidades de que en esa edad se encuentren sanos y activos:

Hacer ejercicios:

Realizar un poco de ejercicio, aunque no sea mucho, especialmente caminar, es mejor que nada. El ejercicio ayuda a mantener y fortalecer los músculos que se pierden a medida que envejecemos, aumentando además nuestro metabolismo. El ejercicio también ayuda a mantener un corazón más saludable y a prevenir las enfermedades.

 Tomar suplementos vitamínicos:

Es importante para cualquier persona después de los 50 años el considerar la necesidad de un multivitamínico apropiado para su edad. Por ejemplo Vitatrum 50+ Senior de Mason Natural contiene:

13 Vitaminas: A, C, D3, E, K, B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9, B12.

6 Minerales: Ca, P, Cl, K, I, Mg.

Y 10 Oligoelementos: Zn, Se, Cu, Mn, Cr, Mb, B, Ni, Si, V.

Además está integrado con dos elementos esenciales para el adulto mayor:

Licopeno, un antioxidante que reduce notablemente la incidencia de patologías cancerosas en pulmones, próstata y tracto digestivo además de prevenir el síndrome de degeneración macular.

Y Luteína que protege la vista de los efectos dañinos del sol y previene la pérdida visual que suele producirse con el paso del tiempo.

Dar sabor a tus comidas:

Después de los 40 años de edad, el número de papilas gustativas disminuye, causando que muchas personas coman sus alimentos más salados o más dulces. El añadir hierbas naturales y especias a las comidas, puede mantener el alimento sano y atractivo sin necesidad de añadirle más grasa, sal y / o azúcar.

Consumir fibras:

Haga que por lo menos la mitad de los granos que ingiera sean integrales. Las frutas y verduras también le ayudarán con la ingesta de fibra. Las mujeres necesitan aproximadamente 21 gramos de fibra al día, mientras que los hombres necesitan unos 28 gramos. Si necesita aumentar su ingesta de fibra, hágalo gradualmente a lo largo de unas cuantas semanas y añada líquidos adicionales a su dieta para compensar la fibra extra.

Consumir frutas y verduras:

Comer dos tazas de fruta y 2 1/2 tazas de verduras variadas cada día. Una porción puede ser una taza de fruta fresca o media taza de fruta seca. Si tiene dificultad para comer frutas y verduras crudas, considere la adición de sopas, jugos de vegetales o salsa de tomate.

Mantenerse hidratado:

El envejecimiento disminuye la percepción de la sed. Beba líquidos durante todo el día. El agua es probablemente la mejor bebida pero si usted bebe refrescos, asegúrese que sean bajos en azucares o utilice endulzantes naturales como la stevia.

Recuerda nunca es tarde para empezar a cuidar de ti 😀